Chlorella: Sus beneficios nutracéuticos

Hasta la NASA recomienda su consumo a los astronautas. Proteínas, aminoácidos esenciales, recuperación celular...

25 de marzo de 2020

Chlorella vulgaris es una microalga perteneciente al género de algas verdes unicelulares del filo Chlorophyta. Contiene los pigmentos verdes fotosintetizadores clorofila -a y -b en su cloroplasto. Gracias a ellos es la fuente alimentaria conocida con mayor concentración de clorofila.

Su nombre proviene del griego cloros (verde), y del sufijo diminutivo latino -ela (pequeño). Ha estado siempre muy ligada a la ciencia, ya que numerosos publicaciones científicas han utilizado esta microalga como banco de pruebas. Buen ejemplo de ello es el bioquímico alemán Otto Heinrich Warburg, recibió el Premio Nobel de Medicina en 1931 por su estudio de la fotosíntesis en la chlorella. O Melvin Calvin, de la Universidad de California, que recibió el Premio Nobel de Química por su estudio sobre los caminos de la asimilación del CO2 en plantas usándola en sus experimentos.

Centrándonos en su ámbito nutraceutico, la Chlorella se lleva usando en alimentación desde hace décadas. Incluso la NASA la recomienda en sus dietas para astronautas. Gracias a eso se la empieza a considerar un superalimento. Se compone de más de 40% de proteína biodisponible, con nueve aminoácidos esenciales. Además su factor de crecimiento o Chlorella CGF es una combinación de estos aminoácidos y colabora en el crecimiento de las células del cuerpo y estimula la reparación celular.

Contiene también seis miembros de la vitamina del complejo B (1, 2, 3, 5, 6, 12) y también vitaminas A, C, E y K. Muy alta en antioxidantes y excelente para la destrucción de los radicales libres. También contiene minerales como el calcio, manganeso, magnesio, fósforo y zinc, y yodo, ácido fólico y un alto porcentaje de hierro.

Ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario, pero por lo que es más conocida es por su capacidad para eliminar las toxinas del cuerpo. Entre sus increíbles propiedades está su capacidad de desintoxicación del hígado, los intestinos y la sangre. Se une a las toxinas y metales pesados expulsándolos de nuestro cuerpo.

El alga Chlorella se puede consumir en polvo, en pastillas, o combinada con otras microalgas como la Spirulina. Si lo haces en polvo lo recomendable es poner una cucharada en un zumo de frutas naturales en el desayuno o al mediodía convirtiendo tus zumos en fuentes de energía

Los productos de Chlorella de Neoalgae se pueden adquirir en farmacias y en sitios web especializados.